Seleccionar página

Asentamientos humanos

En el Ártico viven alrededor de cuatro millones de personas que se han adaptado a las condiciones gélidas de aquella región y han encontrado la manera de sobrevivir con lo que su medio ambiente les da.

Cualquier persona que creció en una gran ciudad podría pensar que aquellos habitantes tienen una vida aburrida, sin lugares para divertirse y que diariamente deben sobrevivir en ambientes hostiles y complicados, pero lo cierto es que los habitantes del Ártico han encontrado un modo de vida productivo que los mantienen ocupados y que diariamente les aportan aprendizajes, llevándose experiencias que mejoraran cada día su estilo de vida. Vivir en la zona Ártica no es algo fácil, pero todo es cuestión de adaptación, organización y colaboración en equipo.

Nativos

El hombre ha habitado el Ártico desde hace miles de años atrás, antes de nuestra era.
Una de las primeras culturas fue la Dorset. Se dice que fueron los antecesores de los Inuits y se dedicaban mayormente a la caza y a la fabricación de herramientas. Se extinguieron en 1500 pero en 1824 un grupo de balleneros descubrió a un grupo de nativos a los que denominaron Sadlermiut, de los cuales en 1955 se encontró evidencia de su relación con los Dorset, afirmando que eran parte de las últimas generaciones que quedaban.

Después de la supuesta extinción de los Dorset en 1500, los Thule, quienes llegaron por Alaska, ocuparon las zonas abandonadas por sus antecesores. Los estudios revelan que los Thule y los Dorset tuvieron contacto con los Vikingos en los siglos X y XI. La cultura Thule se caracterizó por crear nuevas técnicas para la caza mediante la fabricación de novedosas herramientas como el arpón, útil para la captura de las ballenas. Con los huesos de esos grandes mamíferos, crearon diferentes estilos de punta de arpón para situaciones específicas. Se extinguieron alrededor del año 1600 de nuestra era.

Los coloquialmente llamados esquimales, son tal vez los habitantes más conocidos culturalmente. La palabra esquimal puede referirse a los Inuits, cultura asentada al norte de Alaska, Canadá y Groenlandia y a los Yupik, habitantes del sur de Alaska y la península de Chukchi; estos últimos forman parte más bien del territorio subantártico. El pueblo Sami o Lapón, es otra comunidad que abarca la parte ártica de Europa.
También existen muchas otras culturas nativas fuera del área que comprende el círculo polar Ártico los cuales mantienen similitudes en los estilos de vida y formas de supervivencia de los indígenas árticos.

Mujer de la cultura Chukchi

Mujer de la cultura Chukchi

Características físicas

Los habitantes de los pueblos nativos de la región Ártica comparten ciertas semejanzas en sus características físicas, como por ejemplo, ojos rasgados y pestañas pobladas y pesadas; esto es una adaptación que les ha servido para proteger los ojos del agresivo deslumbramiento que el sol hace en la nieve.
De igual manera, poseen cuerpos robustos y de poca altura, lo que les permite almacenar más calor.

Iglúes

Los iglúes son culturalmente conocidos por la mayoría de nosotros. La televisión, los dibujos animados o la literatura no han enseñado a asociar estas construcciones de hielo con el ártico y con los esquimales.
Estos pueden ser de diferentes tamaños y características.
Los más pequeños sirven mayormente para resguardar temporalmente a los cazadores durante la estación invernal. Ahí pueden dormir o protegerse del viento por algunas horas.
Los medianos, donde puede caber una familia o dos, son para que se habiten por un tiempo un poco más prolongado, mas no para establecerse permanentemente.
Finalmente, hay iglúes tan grandes, que son capaces de albergar hasta 20 personas. Algo muy interesante es que también existen acuerdos colectivos donde los iglúes se construyen de manera que puedan conectarse unos con los otros y así los individuos pueden protegerse ante cualquier eventualidad.

Herramientas

Huesos de animales y pieles son las materias primas primordiales para la construcción de las herramientas que los ayudarán a la supervivencia.

El pisiksi o el arco y la flecha es una de las herramientas más importantes, pues de ellas depende prácticamente su supervivencia, ya que de esa manera obtienen la materia prima que necesitan para cubrir sus mas básicas necesidades.

Para ellos es Iggaak, pero para nosotros se traduciría como “gafas para la nieve”. Esto es parte de la cultura moderna y es para tener una mejor visibilidad y evitar la ceguera producida por el reflejo destellante de los rayos solares con la nieve. Esta artesanía está hecha con huesos de marfil o colmillos y se ha convertido en una herramienta básica y de uso diario, algo que sus primeros ancestros no utilizaban.

El Aulasaut es una línea de pesca con su señuelo tallado, atado y con incrustaciones que funciona durante la primavera. Está construido con madera, marfil de morsa y anzuelos de hierro principalmente.

Proceso para la obtención de pescado seco. Norte de Alaska.

Proceso para la obtención de pescado seco. Norte de Alaska.

Vestimenta

Debido a las condiciones gélidas de su hábitat, lo habitantes de las zonas árticas han aprendido y perfeccionado sus técnicas de caza; también se han instruido para limpiar las pieles de los animales capturados con el fin de fabricarse prendas de vestir como pantalones, gorros, guantes y abrigos.

Actividades

La caza y la pesca tradicional son las principales actividades para estos habitantes. Especies como el salmón y las focas son las principales fuentes de alimento para el pueblo Yupik.
Un mínimo porcentaje de los nativos indígenas se dedica hoy a la cría y al pastoreo de renos, labor que en épocas pasadas era mucho más redituable.

Muchos otros trabajadores han elegido laborar en los campos petroleros donde la paga es mucho mayor pero la destrucción y contaminación que estas industrias generan, representa una amenaza para su propia cultura y la integridad de sus familias.