Seleccionar página

Vida animal y vegetal en el Ártico

Uno de los animales que más representa a la fauna ártica es el Oso polar. Mucha gente tan sólo puede mencionar unas cuantas especies que forman parte de la región ártica, pero podría sorprenderles el hecho de saber que existe una gran variedad de vida animal, tanto acuática como terrestre.

Existen alrededor de 130 especies de mamíferos, 280 especies de aves, 3,000 especies de insectos, 450 especies de peces y algunos reptiles y anfibios. La fauna marina también está conformada por algas, krill, zooplancton y microorganismos que son indispensables para la supervivencia de todas las demás especies, incluso, de las más grandes como las ballenas. ¿No es sorprendente el número de animales que ahí habitan? Y aunque parezca mucho, se dice que en el océano Ártico existen todavía más criaturas marinas que aún no se han descubierto, pues las condiciones climáticas hacen muy difícil la exploración y solo algunas partes han sido estudiadas.

Entre la fauna más común podemos mencionar:

Oso polar

La población de esta hermosa especie emblemática está en descenso, pues el cambio climático los ha reducido a 20,000 ejemplares aproximadamente. Existen alrededor de 19 subpoblaciones alrededor del ártico.
Estado de conservación: Vulnerable.

Morsa

Este enorme mamífero semiacuático es de suma importancia para el Ártico, ya que no habita otras regiones del mundo. No hay una cifra exacta de su población, pero se asegura que la caza por el marfil, la piel y la carne, así como el cambio climático, lo mantienen en riesgo latente.

Orca

Este increíble mamífero está adaptado para sobrevivir en diferentes temperaturas, tanto cálidas como heladas. Se distribuye por todo el mundo y puede verse en latitudes septentrionales como el Ártico, así como en el extremo sur de la Tierra. Se desconoce el número de su población.

reindeer

Caribú

Caribú o Reno

El Caribú es indispensable para los habitantes de las comunidades árticas. La cría de renos representa un sustento tradicional para las culturas indígenas como los Yakut, pero también pueden proveer transporte y carne. La caza furtiva, la pérdida del hábitat en lugares como Finlandia y la depredación natural son algunos peligros que enfrentan.
Estado de conservación: Preocupación menor.

Beluga

Estos cetáceos blancos se localizan principalmente en Alaska, Rusia y Groenlandia. Se estima que existen alrededor de 150,000 belugas distribuidas por el mundo. La captura para consumo humano, la contaminación industrial y urbana, al igual que el cambio climático, los mantienen en peligro.
Estado de conservación: Casi amenazado.

Narval

El narval se caracteriza por su enorme y largo colmillo de hasta dos metros de largo. Sus mayores amenazas son la caza, el cambio climático y las actividades industriales.
Estado de conservación: Casi amenazado.

Ballena Boreal

De todos los cetáceos, las ballenas boreales son las que mejor se adaptan a las condiciones climatológicas del Ártico. La contaminación y la perturbación por el tráfico de turistas son sus principales amenazas ambientales.
Estado de conservación: Preocupación menor.

Zorro ártico

Afortunadamente el zorro ártico se encuentra en un equilibrio ecológico. Es depredador de pequeñas especies y también sirve como alimento para animales de mayor tamaño. Groenlandia, Alaska y Canadá son algunas regiones con mayor número de individuos.
Estado de conservación: Preocupación menor.

Medusa Melena de León

Es la especie de medusa más grande que se conoce y su distribución abarca las aguas boreales del Ártico, el Atlántico norte así como del Pacífico norte. Científicos aseguran que sus tentáculos pueden medir 30 metros de largo.

Foca

Existe una variedad de focas localizadas en el Ártico. Entre ellas está la foca de Groenlandia (Pagophilus groenlandicus), la foca Barbuda (Erignathus barbatus), la foca anillada (Pusa hispida) y la foca capuchina (Cystophora cristata), por mencionar algunas.

Escúa Ártica

Son grandes depredadoras y también se les conoce como aves pirata debido a su natural comportamiento de robar la comida de otras aves.

Liebre ártica

La liebre ártica o polar se localiza a lo largo de todo el Ártico y se caracteriza por poseer un excelente sentido del olfato, capaz de detectar la vegetación que se mantiene cubierta de nieve.
Estado de conservación: Preocupación menor.

Buey almizclero

Su increíble anatomía y muy grueso pelaje le permite soportar las gélidas temperaturas árticas. El norte de Canadá y Groenlandia son sus principales hogares.
Estado de conservación: Preocupación menor.

Paisaje ártico con vegetación

Paisaje ártico con vegetación

Aunque parezca un lugar uniformemente blanco y desolado, lo cierto es que esta parte de la tierra es hogar de cerca de 3,000 especies de flora, siendo 96 de ellas totalmente endémicas. Esto quiere decir que el Ártico representa una parte muy importante para el equilibrio natural de nuestro planeta.

La vegetación es mayormente visible en los meses de verano, cuando el hielo se derrite y los mares se vuelven líquidos. Musgos y líquenes de menos de 10 cm de altura, agregan un poco de color al panorama ártico.

Cada una de las especies que habitan el Ártico son importantes para mantener un equilibrio ecológico. La cadena alimenticia es un ciclo natural e indispensable para conservar a las poblaciones en balance. La falta de una especie representa una fuente de alimento menos para otro animal, por lo que tendría que buscar otros medios para subsistir y adaptarse a otra rutina de vida, algo que no todos pueden lograr.