Seleccionar página

Gente Inuit

Inuit es una comunidad indígena que habita la tundra ártica de regiones como Alaska, Canadá y Groenlandia. Una minoría vive en las costas de los mares Chukotka y Bering. Durante cuatro mil años, los inuit han ocupado la tierra y las aguas del Ártico, mostrando gran capacidad de adaptación.

¿Inuits o Esquimales?

La palabra esquimal es de uso común en toda Alaska para referirse a los indígenas Inuit, sin embargo, este nombre se considera despectivo en otras regiones, teniendo como significado “gente que come carne cruda”. En varias naciones pertenecientes a la cultura occidental, el término esquimal es más empleado dentro del uso coloquial y mencionado en la televisión, en dibujos animados, cuentos y otras expresiones culturales foráneas.

Símbolo Inuit

Símbolo Inuit

Actividades tradicionales

La vida de los primeros inuits que poblaron el Ártico era totalmente tradicional y austera. Vivían en iglúes o tiendas de campaña hechas con pieles de animales. Todos los miembros del grupo tenían un importante rol que era necesario para la supervivencia del grupo. Los hombres eran experimentados y ágiles cazadores, mientras las mujeres confeccionaban con mucha habilidad toda la ropa térmica hecha con piel de foca o caribú. Tanto hombres como mujeres aprendían a fabricar herramientas a base de huesos de animales y los niños desde temprana edad observaban a sus padres para luego colaborar en las tareas diarias.

En la pesca, aún es vigente el uso de redes, ganchos o lanzas llamadas kakivak. Otro instrumento es el unaaq, que es una lanza tradicional o arpón con una cuerda atada a una piel de foca, necesaria para los habitantes del noroeste de Groenlandia. A pesar de ser austeros son efectivos, y gracias a esas creaciones han logrado sobrevivir.

La caza de ballenas siempre ha sido una actividad que cubre necesidades sociales, económicas, culturales y nutricionales para los indígenas inuits. Para ellos es una de las labores colectivas más importantes, pues se refuerzan relaciones sociales y se establecen responsabilidades y obligaciones.

Los inuit aprovechan todas las partes de un animal sacrificado. Cuando se trata de un mamífero, por ejemplo, la carne se utiliza para el consumo humano, con la piel se confeccionan prendas de vestir, los colmillos o cuernos son perfectos para tallar obras de arte, esculturas y herramientas de uso diario; los huesos pueden convertirse en juguetes para los niños y las partes corporales del animal que se consideran desecho, sirve de alimento para los perros.

Estas costumbres se mantienen todavía en algunas comunidades y pocas personas dependen de esta forma de vida artesanal, sobre todo los más veteranos y mujeres; pero gran número de indígenas inuits, principalmente los hombres, han abandonado esas tareas por trabajos que exploradores petroleros, balleneros, comerciantes y pescadores industriales ofrecen a cambio de mejores condiciones de vida y salarios muy superiores, cuyos ingresos mensuales serían casi imposibles de conseguir mediante la pesca o caza. La aceptación de este tipo de empleos no es la mejor decisión para el bienestar del ártico, sin embargo, se trata de personas que hacen lo que sea necesario para ofrecer lo mejor a sus familias sin pensar en las consecuencias.

Creencias y tradiciones

Ellos creen en la presencia de espíritus tanto bondadosos como malignos. Estos últimos son capaces de poseerlos, de dar mala suerte en las cacerías o de romper las herramientas. Por el contrario, los que realizan buenas acciones logran curar enfermedades, proveer animales para cazar y resolver necesidades. Los chamanes son requeridos para hacer conexiones entre espíritus y personas.
Las formas adoptadas por las auroras boreales crean figuras que son vistas como manifestaciones de espíritus de familiares o animales.
También creen que las aguas contienen grandes dioses que deben ser respetados. Los inuit trabajan en armonía con los poderes sobrenaturales para poder seguir abasteciéndose de los recursos que necesitan día con día.

Muchas tradiciones antepasadas se siguen conservando en las generaciones más modernas, a pesar de nuevas formas de entretenimiento adoptadas de otras partes del mundo. La narración de cuentos, la mitología, la música, el baile y las actividades en familia, continúan siendo partes importantes en la cultura Inuit.

Lenguaje

El idioma de los inuits pertenece a la familia de lenguas esquimo-aleutianas. Es un conjunto de variedades lingüísticas habladas en territorios colindantes que se dividen en dieciséis dialectos, clasificados a su vez en cuatro grupos:

Inuktitut (Ártico oriental canadiense)
Inuinnaqtun (Ártico occidental canadiense)
Kalaallisut o groenlandés (Groenlandia)
Inupiat (Norte de Alaska)

Las lenguas nativas de Groenlandia, Alaska, el Ártico canadiense y partes de Siberia forman parte de las lenguas esquimo-aleutianas.

Para los números, utilizan un sistema de conteo vigesimal cuya representación escrita se realiza a base de líneas rectas. Solo en el cero se emplea una línea curva cruzada. En cuanto a la escritura del idioma, existen seis maneras estándar de redacción que varían de acuerdo a la ubicación geográfica de los habitantes.

Raquetas de nieve tradicionales

Raquetas de nieve tradicionales

Modernidad

Los inuits más modernos saben utilizar las herramientas básicas y autóctonas de sus antepasados, sin embargo, tienen una opción con la que sus antecesores no contaban en caso de que la comida escaseara: tiendas de autoservicio. El inconveniente es que mucha comida como leche o fruta mantiene un precio muy elevado, pues es importado desde muy lejos y el manejo es delicado; en cambio la carne de caribú y otros animales conseguidos en la región están a un accesible precio. Ahí también pueden conseguir cuchillos, vasijas, lámparas o encendedores que les facilitan sus actividades diarias.

Las vestimentas de las nuevas generaciones son a base de telas y materiales industrializados que los ayudan a reducir actividades arduas como la caza, limpieza de la piel del animal y la confección. De igual manera, deportes como el hockey comienzan a ser parte de la cultura de los pueblos indígenas inuit.

A medida que bases aéreas y estaciones de investigación fueron instaladas en el Ártico, se fueron urbanizando zonas para beneficio humano. Escuelas, centros de salud, tiendas y lugares de recreación son encontrados en las regiones más pobladas. Muchas de las viviendas que antes eran construidas con materiales tradicionales, son hechas de elementos más resistentes y cuentan con luz eléctrica.

Existe mucha documentación sobre las generaciones más jóvenes que padecen de miopía. Este defecto era totalmente desconocido antes de que las culturas occidentales influenciaran en la vida de los indígenas inuit. Se dice que esto se debe al cambio en la alimentación que se basa en productos refinados y procesados y al tiempo prolongado que le dedican a la educación, la televisión y otros aparatos modernos.