Seleccionar página

¿Qué se necesita para un viaje al Ártico?

Cuando pensamos en viajes o en vacaciones, tal vez lo primero que se venga a nuestra mente es una imagen de alguna playa paradisíaca, palmeras, sol, mar, naturaleza y todo lo que nos aporte descanso y comodidad.
Algunas personas difieren de estos conceptos y buscan adentrarse a regiones más misteriosas y lejanas al disturbio humano, donde la aventura y el riesgo son los protagonistas del recorrido, y para ello, el Ártico es un lugar perfecto. Acceder a tal región no es tarea fácil, pues casi ninguna agencia de viajes te ofrece una fría temporada vacacional en Groenlandia y el equipaje que debes cargar está muy lejos de ser el más ligero.
¿Te imaginas observar con tus propios ojos auroras boreales, glaciares, ballenas y sobre todo, sentir la pureza de un aire limpio?

Cualquier viaje que planeemos puede presentar algunas complicaciones, contratiempos o incidentes, pero al tratarse del Ártico esto aumenta un poco más. Debemos tener presente que las condiciones climatológicas, el tipo de terreno, los recorridos y los transportes que se utilizarán, no serán iguales a que si hubiésemos elegido un viaje a las Bahamas o a la India.

Existen pocas, pero seguras agencias de viajes especializadas en recorridos en el Ártico, principalmente con destino a Groenlandia. Estas ofrecen la mayor seguridad al viajero inexperto que por primera vez visita aquellas latitudes de la tierra, pero también ofrecen increíbles aventuras a las personas con un poco más de experiencia.
Resumidamente, las visitas deben contar con tres cosas sumamente principales: experimentados guías, fluidas comunicaciones y buenos equipos de navegación, es por ello que debemos de investigar muy bien en manos de quién vamos a confiar nuestro recorrido y qué es lo que nos ofrecen.
Por lo regular, seleccionan las rutas de acuerdo a las cualidades y preferencias del viajero. Para los novatos o que por primera vez realizan el viaje, recomiendan una ruta más tranquila y con menos riesgos. Para los más expertos que buscan alcanzar cierto nivel de exploración, pueden elegir las travesías más complicadas, donde se necesita tener una excelente condición física y una mentalidad retadora, pues son trasladados a terrenos lejanos, aislados e inhóspitos.

En algunos de los lugares que ofrecen este tipo de viajes, se pueden alquilar equipos para entretenimiento o protección corporal, como son esquís, manoplas polares, parkas polares, sleeping bags o sacos de dormir, tiendas de campaña, localizadores satelitales, entre otros artículos.

Los excursionistas, por su parte, también deben ser buenos viajeros y seguir ciertas reglas, como por ejemplo, obedecer las indicaciones de la gente preparada. No es lo mismo la intuición de un momento a muchos años de experiencia; recordemos que esa gente es profesional y ha realizado esa misma excursión decenas o cientos de veces.

Expedición por el Ártico

Expedición por el Ártico

Respetar el Ártico

Tirar basura o dejar restos que podrían afectar la vida animal es una total falta de respeto y responsabilidad. Seamos visitantes honorables. Es un lugar que muy poca gente llega a conocer y los que tienen los medios para lograrlo deben sentirse muy privilegiados.

Ir con la mentalidad de que se va a aprender

Los momentos de diversión pueden suscitarse en cualquier momento de la travesía y regalarnos valiosos recuerdos, pero el objetivo principal después de viajar tan lejos, es entender y valorar la situación que se vive en el Ártico, así como apreciar todas las riquezas naturales que esa región tiene para el mundo.

Respetar las culturas que habitan en esa región

Los Inuit y otras agrupaciones indígenas distribuidas por distintas zonas como Groenlandia, Dinamarca o Siberia, están incluso, anatómicamente adaptados a tales condiciones climáticas y tienen costumbres muy diferentes a las poblaciones del resto del mundo. Ellos viven de la caza y la pesca, todo ello para alimentar y sostener a sus familias. Observar y aprender es lo mejor que podemos hacer para llevarnos una inolvidable experiencia.

Lo ideal es que la persona que desee visitar las zonas árticas se informe sobre las culturas existentes, el clima, la fauna, los fenómenos naturales y las condiciones a las que deberá enfrentarse. Eso hará que se disfrute mucho más el viaje, pues el conocimiento previo hará que se aprecien más los momentos y se disfrute en mayor medida la magnífica expedición.

¿Son caros los viajes al Ártico?

Desde luego que si. No es un lugar muy visitado y muy pocos vuelos se dirigen a estos destinos. La poca demanda hace que el costo del boleto incremente, pues deben de cubrirse todos los gastos de la aerolínea. Al no existir carreteras, el transporte debe realizarse mediante barcos o helicópteros. Los guías turísticos también deben recibir buena remuneración y si deseamos alquilar equipo para la nieve, es un gasto más para nuestro bolsillo. Lo mejor es conocer todas las tarifas y realizar un plan de gastos para ajustarte a tu economía. Vía email también puedes contactar a algún profesional que ya haya tenido esa experiencia para que te de sus mejores recomendaciones. Si los medios digitales ahora pueden darnos esa oportunidad, lo mejor es aprovecharlos al máximo.

Lo que sí podemos afirmar es que todo ello será un desperdicio si no llevamos con nosotros lo principal: una mente abierta y cooperativa. Pues no se trata de un viaje con spa y comodidades como si estuviéramos en casa o en el mejor hotel cinco estrellas, sino de algo diferente, extra ordinario y totalmente inolvidable.